NAVEGANDO EN TU CUERPO

Navegando en la
suavidad de las olas
de tu piel.
Se desata la tormenta
de manos y besos.
El vaivén de tu cuerpo.
Marejada de deseo.
Encallado, como un
pobre marinero,
en el rosado coral que
se hunde entre las
columnas de tus
piernas,
dónde mi quilla penetra
hasta quedar varado
en la pasión
de la locura desatada
con el ciclón que
en la noche se desata.
Tu voz que en canto de sirena
en mi alma entra.
Sintonía que suena al
hacer del vaivén de tus
caderas.
Escorado a babor o a estribor.
Escapar, para luego volver
a encallar, en tu rosado
coral que me hace estremecer.
Empapado por el sudor
del torbellino de placer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s