LA HOGUERA

¿Estás dispuesta a encender
la llama de mi hoguera?
Si estás dispuesta,
ven.
Aquí está la mecha.
Las consecuencias, ser devorada
por el fuego de la impaciencia.
¿Estás dispuesta a prender
la llama de mi hoguera?
No habrá marcha atrás,
ni dudas, ni otra oportunidad.
La ropa arderá,
tu desnudez me atraerá.
Besaré tu piel,
mi fuego la llagará,
conocerás un placer
que ningún otro
será igual.
No soy un juego.
Conmigo no intentes jugar,
tenemos un pacto,
mi enciendes, has de llegar
hasta el final.
No habrá mesías tintas,
solamente habrá vencedores
en esta agonía de besos,
deseo y lujuria indómita.
¿Estás dispuesta a prender
las llamas que palpitan en
mi piel?
Te tomaré.
Te arrodillaré.
Te poseeré.
Mía, solamente mía
te haré.
¿Estás dispuesta a encender
la llama de mi hoguera?
Si es así,
ven a mí.
Que este demonio
solamente te desea a ti.

📸 PIXABAY

AL DESTIERRO DEL SILENCIO.

Marcho hacia el destierro
de los silencios,
a la falta de ese esperado
beso,
a los de las miradas enamoradas
que ya no me caldearán
el alma.
Huyendo de esos amores sin marca,
los comprado a precios
de ganga.
Marcho a las tierras sin nombre,
a las que no tiene árbol
con marcas de corazones.
A las tierras baldías,
a esos páramos sin poesía.
Marcho hacia el destierro
de un mundo sin tus besos,
de las primeras veces,
de los errores permanentes.
Marcho rumbo a un no
tan desconocido mundo.
A la isla desierta
en la que es imposible
levantar cabeza.

📸 PIXABAY

SERÉ…

Seré lo que tú quieras
que sea.
Un pensamiento.
Un beso.
El viento que se lleva
tus lamentos.
Seré lo que tú quieras
que sea.
Una canción.
Un verso.
Un sueño.
Seré lo que tú quieras
que sea.
Seré el otoño.
Seré la primavera.
Un tórrido verano.
Un invierno frío
para cobijarte entre
mis brazos.
Seré lo que tú quieras
que sea.
Incluso no seré nada
si así lo deseas.
Seré una perdida mirada.
Esa palabra nunca dicha.
Seré lo que tú quieras
que sea.
Una sonrisa sincera.
Un pensamiento que vuela.
Seré el niño que nunca
dejó de creer en los
sueños, aquel que
nunca creció, que su
amor puro entregó.
Seré lo que tú quieras
que sea…
pero quiero ser.

📸 PIXABAY

DE GUARDAR EN EL OLVIDO.

Guárdame en el trastero
del pensamiento,
como ropa vieja,
como aquellos suspiros
y lamentos, de amores
de veranos que no
sobrevivieron al invierno.
Guárdame en lo más
hondo de tu pensamiento.
Como esa vieja foto
en blanco y negro, que
siempre está presente,
aunque nadie la mire.
Guárdame en el cajón
de los besos usados,
de los de sabores ya
olvidados.
Guárdame en el olvido
que seré eterno en ese
vacío.
Guárdame en el lado
vacío de tu cama.
En tus suspiros.
Hazme real en tus palabras.
Guárdame en el trastero
del olvido…

📸 PIXABAY

ESTANDO A SOLAS CONTIGO.

Estando a solas contigo,
la luna, invitada, nos mira
por la ventana.
Caretas al suelo,
al igual que la vergüenza.
Los miedos ya son
recuerdos.
Palpitaciones crecientes.
Desnudándonos…
Deseándonos…
…con nuestras
miradas, nuestras sonrisas.
Estando a solas contigo
el tiempo no existe.
Sintiendo los nervios.
Observo tus dedos, la camisa
cayendo, la falda por tus
piernas resbalando,
Yo suspirando.
Separados.
Cada uno al otro
lado del cuarto.
Comienzas el cortejo,
te acercas…
Te deseo.
Me arranco la ropa,
nuestros cuerpos se
rozan.
Te alejas.
Me acaricias.
Bailando están nuestras
sombras.
Me deleito
en el momento.
Me acerco
con paso lento.
Se entrelazan nuestros
dedos, entrechocan
nuestros besos.
Sintiendo.
Las llamas ardiendo.
Sin premura.
Todo muy lento.
Moviéndonos al ritmo
del viento.
Nuestra respiración
acompasada.
Fundidas nuestras miradas.
Disfrutando de la noche.
Estando a solas contigo…
sintiendo al mismo
ritmo nuestros latidos.

📸 DEPOSITPHOTOS

LA MÚSICA DEL DESEO.

Sueño con tocarte
como toco una guitarra.
Que mis dedos pulsen
los trastes de tu piel
marcando las notas
que emite tu garganta.
Quiero ser el que escriba
en tu espalda las notas
de una canción acalorada,
apasionada.
Tocarte y sentir
la emoción.
La vibración de todo
tu ser, sintiendo el
rasgueo de mis dedos,
de mi lengua.
Me enseñaste a distinguir
como suena un bajo…
más y más abajo,
se van perdiendo mis
manos, te van devorando
mis labios, olvidando
si es o no pecado,
las enseñanzas del pasado.
¿Que es la decencia, cuando
la música de nuestros cuerpos
es perfecta?
Sigamos tocando.
Descubriendo nuevas notas
en nuestros cuerpos.
Dibujando nuevas formas
de escribir música.
Ninguna más hermosa
que la que disfrutamos
en este ahora.
Quiero tocarte,
un concierto de gemidos
y latidos.
Sentir las cuerdas
de nuestros cuerpos,
éstas que nos atan a lo
prohibido.
Tocar la música del deseo.

📸 PIXABAY

DE CAPITÁN PIRATA

Quiero ser capitán pirata,
tomar a la carga tu cama.
Navegar, mientras canto,
por tus labios.
Clavar mi bandera
en la playa desierta de
tu cuerpo,
explorar los secretos.
Quiero ser capitán pirata
para llevar la libertad de
bandera.
Entre olas de tinta,
en marejadas de letras.
Movido por los suspiros
y los gemidos de un amor
por el deseo consumido.
Quiero ser capitán pirata,
resguardarme en tu cueva,
beber del ron entre tus
caderas, deleitarme del
fuego entre tus piernas.
Quiero ser capitán pirata
para recorrer esos placeres
ocultos que ocultan los
mapas a otros ocultos.
Mi brújula guía mis manos,
con pulso firme tomo
el timón de tus encantos,
viramos, giramos, nos volteamos,
quedando al revés atrapados.
Quiero ser capitán pirata,
encallar en el arrecife de
tu cintura.
Quiero ser capitán pirata,
para superar las brumas de
la locura.
Aprieta tus piernas
al rededor de mi cintura.
Mantenme dentro mientras
nos azota la tormenta.
Llega la calma chicha en
este océano de sábanas
revueltas.
Quiero ser capitán pirata
para dormir arropado
por la inmensidad de la noche
reflejada en tu mirada.

📸 DEPOSITPHOTOS

¿RECUERDAS CUANDO ÉRAMOS NIÑOS?

¿Recuerdas esos
días en los que sentíamos
en la barriga las mariposas?
Esas que pensábamos
tan hermosas, hasta que
descubrimos que no eran
más que gusanos con
alas.
¿Te acuerdas de todas
esas canciones que
nuestra mente alborotaban?
¿Los bailes en la pista mal
iluminada?
¿Las copas a las que te
invitaban?
¿Te acuerdas de esos
soportales donde nos
dimos los primeros besos?
Los que luego cobijaron
nuestra pasión entre sus
sombras.
¿Recuerdas aquellas tardes
en las que movíamos los
bancos, para juntarlos y sentarnos
todos juntos con los pies
estirados?
¿Te acuerdas cuando la
calle era nuestro hogar?
¿De esa “rana” delustrada
ante las que pasábamos
las tardes?
¿Te acuerdas de cuando
jugábamos a “love” y todos
buscábamos tus brazos
para protegernos y así
besar tus labios?
¿De jugar a papás y mamás?
Siempre acabábamos
divorciados, nos reíamos
y decíamos que el juego
había terminado.
Luego salíamos corriendo,
cogidos de la mano, riéndonos
como dos desesperados.
¿Recuerdas cuando atábamos
a las cometas, esas que volábamos,
trocitos de papel con nuestras
promesas, las que creímos eternas?
Las dejábamos subir y subir.
Luego el viento se apoderaba de ellas
y soltándolas, las dejábamos ir.
¿Recuerdas esos días en los
que nos escapábamos de clase
para irnos a un parque?
Tumbarnos en el césped,
revolcándonos llenándonos
de verde.
¿Recuerdas nuestras tardes
en los recreativos?
Esos viejos cojines sobre
los que nos sentábamos
y castamente nos frotábamos.
Recuerdo con una sonrisa
y un dolor en el pecho
aquellos momentos de
principio de los noventa.
Éramos cuasi niños,
que muy rápido quisieron
hacerse mayores,
tirar a la basura nuestros
sueños,
vivir en nuestros errores.

📸 PIXABAY

DE RECORDAR. DE ENTENDER.

Entiendo mejor
el silencio, que
todo lo que me indican
muchas palabras.
Entiendo la paz sentado
en un viejo tocón,
observando el arrebol
en el ocaso.
Entiendo aquellos años
en los que nos dimos
un beso en los labios.
Un simple roce,
un ligero contacto,
que me supo a miel
y flores, a inocencia.
El sonrojó siempre
presto a esas nuevas
emociones.
Entiendo mejor
el pasado con sus
imperfecciones, que
un futuro cargado
de buenas intenciones.
Ese pasado en el que recitabas
a Espronceda en medio
de una clase llena, y me
embelesaba en tu voz.
Todo se apagaba alrededor,
brillabas junto al sol.
Ensoñaciones.
Recuerdos.
Sensaciones de tener
tus dedos entrelazados
a los míos.
Juntos.
Tan distintos.
Soñando con rimas
imperfectas.
Con sonetos puros.
Con estar siempre juntos.
Entiendo mejor
ese pasado en el
que el camino comenzó
a separarnos.
A los ojos del otro
ya no brillábamos.
La canciones que nos
enamoraban, disonantes
nos sonaban.
Ya no había versos.
Ya no había mañana
cargadas de miradas.
Ni esas horas de espera
en las que sentíamos
en el estómago punzadas
de impaciencia.
Entiendo mejor
el silencio en las
imágenes de esos
momentos, que el
ruido en el que ahora
estos envueltos.
El pasado imperfecto
de bellos recuerdos.

📸 PIXABAY

DE NO QUERER OLVIDAR

No quiero mirar al pasado.
No quiero, tengo miedo
de quedarme allí varado.
En tu mirada reflejado,
acostado entre tus brazos.
No quiero mirar al pasado.
Duele demasiado.
Siento mi alma descomponerse
en jirones desgarrados
de tormentas insomnes, dónde
los recuerdos escuecen.
Quiero seguir adelante,
adentrarme en el bosque,
andarme por las ramas,
sentir el viento fresco
en la cara.
Levantarme a deshoras,
no irme solo a la cama.
No necesitar vaciar la botella
para poder dormir a pierna
suelta.
No levantarme con resaca,
quedarme llorando a solas
en la cama.
No quiero mirar al pasado.
Sé que ahí me he embarrancado.
Un teléfono callado.
Un cuarto silenciado.
Una vida vivida en retazos.
Fogonazos de un pasado.
Retratos en blanco y negro,
los dos abrazados.
No quiero mirar al pasado.
El amor, el nuestro, por
las ventanas ha escapado.
Nuestras fotos me siguen mirando,
no las he tirado.
Aún te llevo dentro.
Olvidarte no quiero.

📸 DEPOSITPHOTOS