PROVÓCAME

Provócame.

Excítame.

Desgarra mi ropa
y besame.

Tómame.

Calma en mi cuerpo
tu sed.

Devórame una y otra vez,
hasta que la noche
se quede tatuada en nuestra piel.

Hazme de este dolor
un tremendo placer.

Llévame por los senderos
de tu cuerpo,
e indícame cómo y cuándo
es el momento.

Mírame
para encenderme
con tu fuego,

Provócame.

Excítame.

A la locura,
llévame.

📸 Capsulanudes (PIXABAY)

NERVIOSO.

Me pones nervioso
cuando me encuentro
en mi, fijos tus ojos.

Disfrutas con ello,
con el trémulo balbuceo
de mis palabras.

Callas.
Sonríes.
Te me acercas.

Tiemblo con cada roce
que tus palabras producen
en mi piel.

Me estremezco
con cada respiración
exhalada, prometiéndolo todo,
sin esconder nada.

Sueño con cada noche
en vela pasada.
El aroma de tu perfume,
en mi piel intercalada.

Me pones nervioso
cuando tus labios bellos,
gruesos y carnosos,
dibujan un gesto que anticipa
lo que nos haremos.

Tus manos recorriendo
tu cuerpo.
Mis manos deseando
tocar tu cielo.

Mis labios anhelantes
de recibir tus besos.

Me pones nervioso
cuando me encuentro
contigo a solas.

Disfrutas con ello.

📸 PIXABAY

EN LAS AGUJAS DE UN RELOJ.

Pendidos de las agujas
de un reloj.

Calmosos viendo
como las horas pasan,
mientras las hojas
el suelo alfombran,
y nos hacemos viejos
esperando que llegue
nuestro tiempo.

Pendidos,
mal sujetos,
a estas agujas .
que consumen nuestro,
y todo, el tiempo.

Los recuerdos se acumulan
sin demora ni mesura.

El pasado es pasto
de un ganado que lo ha devorado.

El presente apenas se siente.

El futuro cada vez más escaso.

Y aquí estamos,
mal aparcados,
pendientes de que el momento
de no poder circular
llegue.

Que nos corten el paso,
que nos arrinconen
y nos dejen aislados.

Cada día más viejo,
menos sabio,
quizá más borracho
o de la vida más que harto.

Embotado
tirando los dados.

Pendidos de las agujas
de un reloj.

Soñadores
de sueños imposibles,
e imposibles que se tornan
en deseados sueños,
mientras nos perdemos
entre vericuetos de dudas,
preguntas, certezas
y amarguras.

Pendidos de las agujas
de un reloj que no mide
el tiempo.

Y aquí seguimos,
aquí sigo,
peinando cabellos
cada vez más plateados,
mientras te sonrío
y estás a mi lado,
unidos por el momento,
que seguimos esperando.

📸 phydc (PIXABAY)

HOY ME HE LEVANTADO.

Hoy me he levantado
con ganas de al mundo
darle un bocado.

Intenso.

Bien asido
con dos manos.

Hoy me he levantado
con la suerte de mi lado,
o del otro lado de la cama.

Con ganas de apostar
a los dados contra esta vida
que no me basta,
sobre el tapete de la mesa
de juegos que está plagada
de fichas que son besos
en vez de dinero.

Pequeños trozos de alma,
de nuevos y viejos
sueños.

Hoy me he levantado
sabiendo que la baraja
la llevo marcada,
que en mis manos tengo
la baza que gana.

Hoy me he levantado
y en la cama en vez de Soledad,
que nunca falla,
se encuentra también
Esperanza.

Hoy me he levantado
con ganas.

RÍO DE LÁGRIMAS.

Un río de lágrimas
he derramado,
y aun así de llorar
no he dejado.

El olvido pesa en la mochila.

El dolor pesa en el corazón.

Cicatrices pueblan el alma.

Un inefable adiós.

Un río de lágrimas
he derramado,
y de rodillas,
tirado y olvidado,
no me he quedado.

Me he levantado,
a rastras de la vida
que por encima mía
pasar ha intentado.

Un río de lágrimas
he derramado,
desembocando
en un océano encolerizado.

El olvido pesa en la mochila.

Y continúo hacia un horizonte
que se vislumbra.

El dolor pesa en el corazón.

Me alivia los nuevos sueños
que brotan,
las ilusiones
que se vuelven de ellos
devotas.

Cicatrices pueblan el alma.

Se cubren con gasas
tejidas de mañanas.

Un río de lágrimas
he derramado.
Una orquesta de risas
me van acompañando.

📸 PIXABAY

BESO. TU BESO.

Entre rescoldos
de viejas hogueras,
extintas pasiones,
dolorosos pasados
de amores que nos han dejado
el alma amoratados.

Entre cenizas de besos,
de otros labios que tanto
hemos besado,
y casi del sabor de un beso
nos hemos olvidado.

Entre cartas rotas
y letras olvidadas,
nos revolcamos
como si fuera nuestra cama.

E intentamos rehacernos,
encender nuevas hogueras,
quemarnos de nuevo.

Nuevos besos,
soñando con tenerlos.

Tus labios que tan bien
se acoplarían a mis labios.

Sin tenerlos,
ya los extraño.

Un beso

Tu beso.

📸Efes (PIXABAY)

EN UN MAR DE SUEÑOS.

En un mar de sueños
navego sobre la cáscara
de nuez que he convertido
en mi nave.

Las estrellas rielan
entre las cristalinas
aguas que sobre
el cascarón rompen.

Aguas de sueños.
Océanos enteros
de pensamientos
y suspiros de un te espero.

Marejadas que en feroz
movimiento sobre mi cascara
de nuez se lanzan,
y cuál pirata de Espronceda,
me duermo arrullado
por ellas.

En un mar de sueños,
te veo.

En un mar de sueños,
te siento.

En un mar de sueños,
tus labios sobre los míos.

En un mar de sueños…

📸 BiancaVanDijk (PIXABAY)

STRAIGHT TO THE HEART.

Straight to the Heart.

Directo al corazón
disparando en la noche
tus labios.

Cuerpos ardiendo,
esperando.
Enredados entre
suspiros y susurros.

Straight to the Heart.

Directo al corazón,
o más abajo.
Por debajo del pecho,
recorriéndonos sedientos.

Nuestras lenguas
siguiendo ríos de fuego.

Pieles laceradas
por el deseo.

Straight to the Heart.

Directo al corazón.
Mientras te musito
que quiero más,
más y más.

Mientras me miras,
mientras me acaricias.

Estando de pie,
encendida.
O de rodillas
mientras me enciendes.

Straight to the Heart.

Directo al corazón.
En noches añiles,
de enroques y estoques.
De pocos duelos
y muchos quebrantos,
mientras hasta los miedos
nos besamos.

Straight to the Heart.

Directo al corazón
pagando caro nuestro
descaro, por el suelo
revolcados.
Entre las sombras
danzando, exhaustos
del deseo que se apodera
de nuestros cuerpos.

Straight to the Heart.

Directo al corazón.

📸 croisy (PIXABAY)

¿QUIÉN ME HUBIERA DICHO?

¿Quien me hubiera dicho a mi,
que serías tú el manantial
del que quiero beber?

¿Quién me hubiera dicho a mí,
que serías tú quien rompería
las cadenas de mi esclavitud?

¿Quién?

Nadie,
pues nadie
más que yo,
conozco el dolor
de la oscuridad
que porto en el camino
que una manos invisibles
trazan en una noche
vacía de estrellas,
de alegrías,
de esperanza.

¿Quién me hubiera dicho a mi,
que tú cortarías mis penas?

Que pintarías con nuevos colores
un lienzo emborronado en negro
de una vida que ya acabada,
aún estaba presente,
pesada cual losa permanente.

Que en ti encontraría la paz,
el sosiego aunque solamente
sea una esperanza.

¿Quién me hubiera dicho a mi,
que serías tú?

📸Duncan_Dao(PIXABAY)

LÁGRIMAS RISUEÑAS.

No.

Nunca.

Nunca llores de pena,
solamente de alegría.

Regocijándote en las lágrimas
que cubren tu cara,
tus ropas,
tu almohada.

Que no todas las lágrimas son amargas.

Pero todas las lágrimas
sí son saladas,
como las plácidas olas del mar
con las que sueñas,
como esos recuerdos
con los que te deleitas.

Lágrimas por un primer beso
que siempre, aunque nervioso,
siempre sabe a gloria.

Lágrimas por mirarte,
de alegría y dicha,
a mi lado despertarte.

Lágrimas saladas.

Lágrimas risueñas.